Crédito simple.

 Es un crédito a largo plazo que se otorga a empresas de sector comercio, industria o servicios y puede ser destinado para la compra de activos fijos de tu empresa, para aumentar la capacidad de producción del negocio o para la construcción de una fabrica.

Es una excelente opción para los proyectos de largo plazo (generalmente mas de 3 años) que tienes en tu empresa ya que evitara que tomes dinero de tu caja el cual tendrá un retorno de largo plazo.

Una ventaja de este tipo de créditos es que el interés se maneja por el monto de lo que debes, por lo tanto tus pagos adelantados se van directamente al capital ahorrándote los intereses.

Dependiendo de la institución de crédito, el monto a financiar por tu proyecto puede variar de tal manera que puedas realizar una proyección de los pagos a realizar tomando en cuenta posibles adelantos en el pago del crédito, sin embargo es muy importante que verifiques los costos asociados que puede tener una línea de crédito de esta naturaleza. En algunas instituciones financieras las líneas de crédito tienen un costo de apertura, en otras se tiene que pagar un seguro por el manejo de la línea de crédito.

Recuerda que es necesario que tengas un historial crediticio sano tanto tú como los demás accionistas, al igual deberás de tener finanzas sanas en tu empresa, es decir debes de demostrar que la empresa puede afrontar un crédito de manera puntual.

Generalmente este tipo de créditos se adaptan a las necesidades de las empresas ya que el contratante puede elegir el esquema de pagos así como el plazo que más le convenga dependiendo de la institución donde lo contrate.

Cuando contrates un crédito simple te recomiendo que tomes en cuenta lo siguiente:

  • Compara las diferentes opciones de financiamiento de crédito simple que hay en el mercado, verifica las tasas de interés, el CAT del crédito, si la tasa en variable o fija.
  • Verifica cuales son los costos asociados al crédito como seguros de vida, seguros de habitación, comisión por apertura, etc.
  • Has una proyección de los pagos y comprueba si es posible que la empresa los pueda pagar.
  • En ocasiones puedes elegir el plazo a pagar del crédito con la misma tasa de interés, si es así los más recomendable es que elijas el plazo mayor, de esa manera tus pagos serán bajos y tendrás mayor liquidez.
  • Verifica si es posible realizar pagos sin penalización, si es así realiza pagos por adelantado.
  • En algunas instituciones el crédito el financiamiento se puede realizar de manera segmentada, es decir te otorgan una línea de crédito de la cual puedes ir disponiendo de acuerdo a tus necesidades, de ser así debes llevar un detalle de cada cuando tienes que pagar y cuanto debes de pagar por cada “sub-línea” que dispongas.
  • Es necesario tener mucho cuidado en el manejo de los recursos para evitar terminar pagando muchos intereses.
  • No dispongas de toda la línea de crédito que te sea otorgada, recuerda solo tomar lo que puedas pagar.

Recuerda, si sabes manejar una línea de crédito simple, podrás financiarte también para proyectos en los que el retorno de la inversión sea a corto o mediano plazo.