¿Qué es un crédito revolvente?

Un crédito revolvente es aquel que se puede utilizar repetidamente y  retirar fondos hasta un límite pre-aprobado. La cantidad de crédito disponible disminuye cada vez que pedimos prestado y aumenta cuando lo pagamos.


El ejemplo más común son las tarjetas de crédito ya que al tramitar una el banco nos notifica cual es nuestro límite de crédito y a
partir de ahí podemos utilizarlo en cualquier momento.
Los bancos también ofrecen líneas de crédito revolventes tanto para personas físicas como para empresas, con el fin de que estas puedan tenerla activa en todo momento y puedan hacer frente a imprevistos. cuando no excedamos dicho límite. Si no la utilizamos entonces no pagamos nada de intereses, pero si pedimos prestado y no pagamos antes de la fecha de corte, entonces pagaremos intereses basados en la cantidad prestada. Si pagamos lo que habíamos recibido prestado entonces volvemos a tener disponible la cantidad de crédito original.

Ventajas

  • Solamente se pagan intereses sobre la cantidad de dinero utilizada, no del total del límite de crédito.
  • Se tiene dinero disponible rápidamente. Una vez que tenemos aprobada la línea de crédito, se puede utilizar cuando se requiera. No hay necesidad de estar tramitando el crédito cada vez que se va a utilizar como en otros casos.
  • El dinero se puede utilizar virtualmente para cualquier cosa.
  • Hay mayor flexibilidad que en otros tipos de créditos ya que los pagos no son fijos.
Desventajas
  • Las tasas no son fijas por lo que podemos acabar pagando más intereses de los que habíamos calculado en un inicio.
  • Si no se sabe utilizar adecuadamente se puede terminar pagando demasiados intereses.